martes, 3 de junio de 2008

Vuelos de 'pon y quita'

El asunto de las aerolíneas de bajo coste es paradójico. Reducen todo tipo de tasas para que al pasajero el billete le cueste lo menos posible, pero indirectamente necesitan subvenciones a doquier para poder mantenerse. A las primeras de cambio, cuando no les resulta rentable el mantenimiento de una línea concreta amenazan rápidamente para que se les aporte más capital, vamos vuelos de 'pon y quita'.

Precisamente, este es el caso que vive el Aeropuerto Federico García Lorca de Granada-Jaén. La ciudad de la Alhambra está a punto de perder el vuelo. Anteriormente ha perdido ya muchos de otro ámbito, pero ahora puede quedarse sin el servicio que presta Ryanair entre Granada y Londres. Y todo porque el Ayuntamiento de la capital decidió apartarse de la subvención -de un 20% del total- que el consistorio prestaba a la empresa privada. En teoría, es algo lógico que un ente público no gaste sus emolumentos para financiar a una entidad privada. El caso es que este acto tiene un trasfondo que es el del interés general de la población granadina, ya que ésta ve con muy buenos ojos el establecimiento de este tipo de compañías 'low cost' para viajar por Europa a unos precios más baratos y recibir un volumen importante de turismo en la provincia.

La salida del consorcio, por parte de la corporación de 'Pepeto', hizo saltar las alarmas de Diputación y empresarios con la Cámara de Comercio a la cabeza. Estos últimos se pusieron manos a la obra y sumaron a la causa a numerosas empresas granadinas para hacer frente al hueco dejado por el Ayuntamiento capitalino. A pesar de todo, hay un tanto por ciento que aún está pendiente de cubrir. Debido a ello, Ryanair ha anunciado que abandonará Granada si no se cubre esa parte del presupuesto. Esto se ha traducido en un nuevo enfrentamiento político entre los grupos políticos con representación municipal y entre Consistorio y Diputación. El grupo de gobierno municipal no debería obviar este anuncio y por lo menos, si no está en condiciones de aportar el total de lo que en principio aportaba, que lo haga en menor medida y que la inversión privada aumente, ya que son los que directamente se benefician de la llegada del turismo a nuestra ciudad. Así que a perder menos tiempo entre polémica y polémica, y más eficacia en buscar una solución a este grave problema. No hay que olvidar que gracias a vuelos de este tipo el aeródromo ha sido de los que más ha crecido en el territorio nacional en cuanto a volumen de pasajeros.

A ver si de una vez por todas, en la tierra del chavico, se ponen de acuerdo las administraciones y agentes económicos, y consiguen la estancia de Ryanair y sus vuelos a Londres. No por su propio ego si no por el bien de todos los granadinos, recuerden el interés general. Además, señores políticos ya que están hagan lo posible y lo imposible por mejorar la comunicación entre la instalación aeroportuaria y la capital.

No hay comentarios: