jueves, 30 de octubre de 2008

Vivir en tiempos de crisis


Perdonen si acudo tarde al reencuentro a través de este humilde blog pero el curso ha empezado, con él ha llegado la rutina y si uno tiene que convivir con el compañero de abordo, que uno se encuentra a su regreso a Madrid, peor aún. Por cierto, no es otro que el intangible estrés.

Desgraciadamente, retorno a plasmar mis pensamientos en este cuaderno virtual, el mismo día en el que los cobardes de la pistola en la mano y el tiro en la nuca pretendían provocar una masacre en un punto de la geografía española. Esta vez el objetivo era el campus de la Universidad de Navarra y en concreto mis colegas de la Facultad de Comunicación. ¿Qué pretendían con ello? Si es la libertad de Euskalherría como ellos dicen, no lo conseguirán.

Condenas a parte. Si uno consume estos días la información que le ofrecen los medios de comunicación, verá que el tema estrella es la economía. La crisis que asola a la economía mundial tiene atemorizada a la sociedad internacional. Ya no es algo intrínseco de cada estado sino que es un contagio generalizado, fíjense el problema implica ya a los países del Golfo.

Muchos bancos y aseguradoras del orbe mundial han caído rendidos al fuerte vendaval que azota la economía internacional, los estados capitalistas (cuya máxima es la libertad del sistema) recurren al intervencionismo, las bolsas suben o bajan en función de las decisiones de la Reserva Federal o el Banco Central Europeo respecto al aumento o la rebaja de los tipos de interés, la compra de entidades o pensiones privadas por parte de los gobiernos nacionales para engrosar las arcas estatales... De todo han visto y oído los últimos días. Y ello para inyectar liquidez en la economía y redirigir su rumbo.

Los foros internacionales cobran gran protagonismo para hablar de la crisis, aquella que parecía que no nos iba a afectar y que está de lleno en nuestra vida cotidiana. Pero creánme, es cuestión de confianza. La economía es un círculo vicioso por el cual si existe consumo el sistema vuelve a ponerse en marcha. Además ayuda que en el último mes el IPC (índice de Precios al Consumo) haya descendido un 1%. Durante estos días he escuchado de todo, hasta que una entidad financiera iba a desaparecer en tres días y miren ahí sigue. Pienso que es tiempo de ser conscientes y coherentes, y tener un pensamiento propio respecto al tema. Cierto es, que no es el momento idóneo para emprender grandes empresas. Hay que ser cautos.

A todo esto, Zapatero sigue intentando recabar apoyos para tener voz en la Cumbre de Washington. Por su bien y por el de nuestro país espero que lo consiga. España lo merece por mérito propio, no lo olviden somos la 8º potencia económica del mundo y uno de los estados con el mejor sistema financiero.

No hay comentarios: