miércoles, 25 de noviembre de 2009

ZP, el iluminado


Vengo observando hechos en los últimos días que por más que lo intento no soy capaz de buscarle sentido alguno. Estamos acostumbrados a que desde Moncloa siempre quieran echar balones fuera pero lo de la última semana ya es, como se suele decir vulgarmente, la gota que colma el vaso. Si en algo es experto el señor ZP es en tomar el pelo a los españolitos de a pie, aunque me da que no sirve ni para eso. Se le ve el plumero a mil leguas.

El optimismo antropológico del que hace gala a diario llega a un punto tal que le ciega hasta el extremo de negar la realidad. Para él todo sigue siendo color de rosa. Si al comienzo de la crisis estábamos en una pequeña recesión ahora en el momento más crudo para los 4.123.300 de parados, él sólo ve la luz al final del túnel. Lo más gracioso es que anuncia el inicio de la recuperación pero no sabe "con qué fuerza ni tampoco cuando tendrá el vigor suficiente para crear empleo de forma estable". Lo que si tiene claro ZP es que "ya está en marcha". Manda tela.

Como remedio al gran catarro económico que sufre España propone un modelo basado en la Economía Sostenible. Y encima de todo por medio de una ley, casi nada. El caso es que todavía nadie sabe en qué consiste. ZP insiste en la llamada 'Nueva Energía'. Se aferra al ahorro y la eficiencia energética, al cambio climático, al fin del caos urbanístico de las ciudades y los pueblos provocado por los especuladores... Por cierto, ¿es que los ayuntamientos regidos por el PSOE han permanecido impasibles ante este fenómeno?

A fin de cuentas, los socialistas promueven una política de charanga y pandereta -que diría Machado-, que se cimenta sobre temas de segundo orden como lo es la compensación a los descendientes de los moriscos expulsados en 1609 nada más y nada menos. Es decir, centrar los esfuerzos donde no es necesario. Por si fuera poco, organizan mítines más propios de la factoría Disneylandia en el que los ministros aparecen sorrientes y felices en un mundo creado artificialmente donde confluye la música y el marketing al servicio de la política. No queda ahí el asunto. En el apartado audiovisual es digno de aludir a la última producción socialista. Expertos en la confrontación, vuelven a la dialéctica de malos y buenos, pobres y ricos, católicos y laicos... bajo el paraguas del lema 'Conservador o progresista'.

No hay comentarios: