jueves, 14 de enero de 2010

Olvido al patrimonio


Si algo hay que perdure en el tiempo y a la vez refleje las características de tiempos pasados ese es el patrimonio histórico. Con una peculiaridad se encuentra el visitante que a Granada llega. Muchos de ellos se sorprenden por el extenso número de iglesias que hay salpicadas sobre todo por el centro histórico de la ciudad. Más de una y dos veces me han hecho ese comentario. La reconquista protagonizada por los Reyes Católicos implicó la cristianización de una urbe que contenía numerosas mezquitas.

Un gran número de éstas fueron transformadas al cristianismo, el resto demolidas. En el Albaicín los minaretes dieron paso a los campanarios. En su zona baja resaltan las iglesias de San Andrés, San Gil y Santa Ana y San Pedro y San Pablo. El camino hacia la parte alta dejará al turista otros ejemplos como la que fuera mezquita de los Conversos, en la actualidad templo de San Juan de los Reyes. Más arriba, con la Alhambra frente por frente, en el mirador de San Nicolás, el cual toma el nombre de la iglesia que allí se encuentra. Es todo un icono internacional ya que desde allí, según Bill Clinton, contempló la puesta de sol más bella del mundo. No hay que dejar en el olvido otros edificios religiosos como las parroquias de San José, San Miguel Bajo, El Salvador, San Cristóbal...

Debido al paso del tiempo y a restauraciones chapuceras, muchos de estos inmuebles se encuentran en un estado lamentable de conservación. Mientras tanto, las administraciones siguen sin dar la cara. En especial la Junta de Andalucía, institución competente en materia cultural. Alrededor de 10 años estuvo la iglesia de San Juan de los Reyes en obras a causa de la demora en los plazos establecidos y la ausencia de recursos económicos. San Andrés, tras los trabajos en su cubierta, tiene visos a sufrir el mismo calvario. Por desgracia, hoy hemos conocido que parte de las dependencias parroquiales se han desprendido por culpa de las abundantes lluvias caídas. Desde templos con gran arriago para los granadinos como el de San Miguel Bajo y San Nicolás se han lanzado mensajes de urgencia ante la situación que presentan ambas construcciones. Hasta el momento la petición ha caido en saco roto. ¿Esperarán a que se derrumben por completo para actuar?

1 comentario:

MM Peña dijo...

Y lo que es más grave, Vicente, ¿cuánto tiempo más permaneceremos los granadinos callados, viendo cómo pasa el tiempo y se desmorona nuestra Historia, viendo como cada día perdemos más y más nuestro merecido orgullo nazarita por Granada? Qué multiculturales y multimbéciles somos. Indolentes y conformistas.