viernes, 21 de mayo de 2010

Reivindicación de altura


El décimoquinto festejo de la Feria de San Isidro dejó una de las escenas que costarán olvidar en la edición taurina de 2010 en el coso madrileño. Durante el paseíllo, el torero Serafín Marín lució como capote de paseo la bandera de Cataluña y sobre su testa la barretina. ¿Qué pretendía? Ni más ni menos que reivindicar los toros en la mencionada región española. Sí, porque los toros son de España y también de Cataluña.

Magnífica iniciativa la del maestro cuya indumentaria ya estrenó el pasado fin de semana en la Monumental de Barcelona. Con ello lo único que busca es la defensa de una fiesta que forma parte de nuestra cultura por mucho que algunos lo quieran negar. Parte de la afición de Las Ventas no supo entender el gesto pero seguro que al fin y al cabo tanto uno como otros persiguen lo mismo.

Hay voces que opinan que lo de ayer es dar pie a la entrada de la política en la fiesta. Sinceramente, considero que no iba con tal intención sino que la señera y la barretina perseguían la defensa de una ilusión, de un arte, de un sentimiento... Del toreo en definitiva. Sólo hace falta que cuando una montera se presente en el albero catalán reciba el mismo respeto.

Foto: mundotoro.com

No hay comentarios: