lunes, 13 de diciembre de 2010

¡MAESTRO, hasta siempre!

 
A menos de una semana de que se cumpla el décimo aniversario de la muerte del juglar comprometido se nos marcha otro MAESTRO. Sí, MAESTRO con mayúsculas. Las alegrías, los tarantos, las bulerías... se han tornado en los palos enlutados del flamenco. Género musical por el que tanto trabajó y contribuyó a su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 
 
Se marcha un emblema de Granada y un embajador de la misma allá por donde iba. El Albaicín, donde nació, y su Alhambra le influyeron en el global de su obra. Con una concepción vanguardista del flamenco, ahí quedan trabajos como Omega o Pablo de Málaga, ¡ojo! sin dejar de lado lo más puro, Enrique Morente nos deja un amplio legado. 

Pero qué difícil va a ser no volver a escucharlo cada Lunes Santo en el patio de las Comendadoras cantarle a su Amargura. Tendremos que conformarnos con la magnífica voz de Estrella, pero ya nunca estará presente, algo injusto a la altura de vida en que se encontraba. Ánimo a sus hermanos del Huerto, entre los que tengo tantos amigos.


Se nos marcha MAESTRO con mucho en su interior por regalar, lo último El barbero de Picasso, homenaje a título póstumo. Se nos marcha un buen aficionado taurino, que con su característico puro era muy habitual verlo en los cosos. Llegada esta terrible pérdida, nos toca llorar su ausencia pero creo que es el momento idóneo para recordarle refugiándose en su buena música.

Imagen: scannerfm.com

4 comentarios:

phukao dijo...

Gracias Vicente, sigues siendo mi periodista favorito, estaba a punto de cumplir los 68 años el 25 de diciembre, me uno al dolor de su familia, y ánimo a su legado Estrella Morente, y a toda su obra con mayúsculas, me ha encantado tu adiós... hasta pronto Vicente y hasta siempre Enrique Morente, muchos somos los que seguiremos caminando en la vida con su flamenco y su arte...

Carolina Fernández dijo...

Como el mismo Morente cantaba el pasado Lunes Santo... "To las mares tienen, pena y amargura, pero la tuya es la mayor..." y hoy, más que nunca al despedirlo de la tierra para recibirlo en el cielo...

Anónimo dijo...

Seguramente del triunvirato de los GRANDES GRANDÍSIMOS nombres de Granada, ya sólo podemos disfrutar de uno. Se nos fue, como muy bien lo has bautizado con tu acierto innato, el juglar comprometido, nuestro Carlos Cano, hace 10 años. Ahora el maestro Morente nos deja huérfano de hermanos-genios a Miguel Ríos, el tercero en la gloriosa discordia. 3 maestros, 3 genios, 3 estilos. Ese privilegio tiene Granada. Y, de paso, más privilegiada se siente aún la ciudad de tener periodistas de la altura y la profesionalidad de Vicente Gomáriz. Lo digo de corazón, enhorabuena por todo, y una vez más por ayer y por hoy. Soy tu fan incondicional. Palabra.

Anónimo dijo...

El anónimo es Sergio Berbel. Vamos, es que como no dispongo de cuenta en google, me he tenido que colar de esa forma tan indigna en tu emblemático blog.