sábado, 22 de enero de 2011

Necesario cambio de aires


Los primeros días de 2011 se han dado intensos, informativamente hablando, en el seno del Club Baloncesto Granada. Cada vez que entra un nuevo año se suele decir eso de: ¡año nuevo, vida nueva! Algo así es lo que ha pasado en el equipo al que quiero. Precisaba de un cambio de tuerca desde hace varias semanas y el caso es que ha llegado, tarde, pero ya está hecho.

La apuesta por el producto local siempre es importante si se trata de situaciones límite como en la que se encuentran, a día de hoy, los nazaríes. Copan la última posición de la tabla y a dos partidos de la permanencia. Digo que es trascendental abogar por lo tuyo porque todos los factores se predisponen a intentar arreglar el desaguisado anterior más cuando eres de la misma ciudad que el club que dirijes desde el banquillo.

Muchos habrán acertado a la primera. Sí, me refiero a Curro Segura. Se merecía ya ocupar ese cargo que después de tantos logros deportivos -dos ascensos a la ACB y una gran primera vuelta con el Obradoiro la campaña anterior-, parecía que nunca llegaría esa ocasión. Cosas del destino. Ya sí que todos podemos gritar a los cuatro vientos que Curro, un granadino que mucho sabe del deporte de la canasta, es entrenador del C. B. Granada. Y con él, viene la implicación en un proyecto que todavía puede salvar los trastos con toda una segunda vuelta por delante. Estoy seguro de que le imprimirá carácter a una plantilla que su antecesor poco supo hacer. Quizá, ¿era él, el principal apático? Su cara o las órdenes, por decir algo, dadas a sus pupilos durante el partido contra Gran Canaria creo que avalan esa tendencia.

En el plantel, encontramos el sacrificio, la veteranía y la profesionalidad representados por Jesús Fernández y Nico Gianella. Ellos se antojan también claves para guiar a los más jóvenes por la senda correcta y con ello alcanzar el objetivo general. Los Barrera, Korolev, Prestes y Karl si se dejan aconsejar no se imaginan lo que pueden llegar a ganar.

Esta tarde comienza una nueva etapa en el único equipo que nos representa en la máxima élite del deporte español. Los jugadores, a partir de ahora, sabrán lo que es defender el orgullo de unos colores y una camiseta. No me cabe la menor duda. Segura es un técnico que ha demostrado que sin grandes nombres ha hecho cosas importantes con los equipos a los que ha dirigido. La implicación va a ser sobresaliente. Ahora sólo falta que defiendan de verdad -no como antes-, la pelotita entre en el aro, los problemas económicos y las lesiones nos respeten, la incorporación de un par de efectivos, la afición esté con los suyos y con algo de suerte... la permanencia puede ser una realidad. Si no se logra, tampoco se nos van a caer los anillos. Todo lo contrario, nos ayudará a sanear las cuentas actuales. Además, no lo olviden, contamos con el entrenador que mejor capacitado está ahora mismo para salir a competir en la LEB. Si muriéramos en el intento, que lo hagamos matando. ¡Vamos Cebé!

No hay comentarios: