viernes, 5 de agosto de 2011

¡Cómo pasa el tiempo!



Repaso el calendario y caigo en el 5 de agosto de 2011, si echo un vistazo atrás esa misma jornada del pasado año coincide con la visita de Michelle Obama y compañía a Granada. ¡Si parece que fue ayer! Pues no, ya han pasado 365 días, casi nada.

Imagino hoy a la primera dama repasando ese libro con el que fue obsequiada a su visita a la Capilla Real o el álbum fotográfico con las instantáneas realizadas en el interior de la heladería junto a mi amiga Nuria. A buen seguro que se le ha echo la boca agua al recordar el sabor a tres chocolates del 'ice-cream' que tomó. Ahora recuerdo cuando algunas voces llegaron a decir que menuda campaña publicitaria había recibido el afamado establecimiento. Y yo me pregunto, ¿necesitan algún tipo de bombo? Siendo humilde, creánme que no. La calidad tanto en el producto como en el servicio prestado siempre han sido su bandera aderezada con una larga trayectoria.

Como cualquier otro visitante marchar de la ciudad de la Alhambra sin ver el monumento más visitado de España es un pecado mortal. De hecho, la meta de la visita cultural de Miss Obama fue la colina roja. Cuentan que alucinó con palacios y jardines. La cena en el Parador de San Francisco fue la puntilla a una visita fugaz pero efectiva. Tanto que el turismo en Granada ha crecido desde entonces un 27%, según el Instituto Nacional de Estadística. Michelle no tarde en volver, aquí esperamos el cumplimiento de su promesa que no fue otra que la visita de su marido.

No hay comentarios: