jueves, 10 de noviembre de 2011

Cuando la ineficacia política es un hecho


El caso de Cervezas Alhambra es, por desgracia, como el de tantos otros asuntos de la ciudad de Granada que dependen del 'stablishment'. Desde hace unos años se acordó que la fábrica de la cervecera granadina fuese trasladada desde su posición actual en la capital a unos terrenos cerca de Mercagranada. Ello por motivos de accesibilidad, ampliación y mejora de las instalaciones, aumento de la capacidad productiva...

Resulta mezquino que el cambio de ubicación dependa de un acuerdo entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía que nunca llega. El organismo andaluz tiene que recalificar el suelo para adaptarlo a fines industriales. A partir de ahí, el gobierno local será el encargado de tasar el solar.

No sé a qué intereses responde la demora de esta operación pero lo que está claro es que del futuro de la misma dependen 'equis' puestos de trabajo. En los tiempos que corren no creo que lo más positivo sea tirarlos por la borda. Si Cervezas Alhambra no consigue el cambio en los próximos meses su producción caerá un 25%, no hay que ser muy listos para pensar que lo siguiente podría ser una reducción de plantilla. 

El éxito para la empresa y para la provincia pasa por el traslado y cuanto antes se pongan manos a la obra tanto Ayuntamiento como Junta, mejor. Sería muy triste que por la ineficacia política tuvieran que salir de nuestra provincia. Y lo que es peor, muchos políticos buscan ahora la fórmula perfecta para la generación de empleo y aquí tienen una gran oportunidad. Mejorar las condiciones productivas de Cervezas Alhambra entiendo que ayudará a la ampliación de su volumen de negocio con el consiguiente repunte de empleos directos e indirectos.

No hay comentarios: