sábado, 31 de diciembre de 2011

Un año especial


Parece que fue ayer cuando me puse a hacer balance de 2010 pero sin darme cuenta ya estamos a las puertas del 2012. Así que toca ponerse manos a la obra y centrarse en lo que ha sido 2011. Seguro que muchos relacionarán el año que se va con la maldita crisis económica. Cuánto daño está haciendo. Confiemos en que el panorama mejore aunque según las previsiones la luz va a tardar en encenderse.

Entiendo que he sido un privilegiado por terminar mis estudios de periodismo y en poco tiempo encontrar trabajo; encima en la que considero mi casa. El 24 de junio la graduación ponía punto y final a una etapa que ha terminado con grandes periodistas y mejores amigos.

El deporte ha pasado a ser en 2011 uno de mis argumentos diarios de la mano de dos grandes maestros. Además, la Semana Santa trajo otros días intensos de gustoso trabajo junto a un gran equipo. A todo esto, me tocó presentar por primera vez un acto cofrade para la hermandad del Rosario en enero y luego en abril moderar su tertulia de balance. Tres acontecimientos de este ámbito marcaron los doce meses que se van: el estreno de Ganivet como carrera oficial, la Coronación de la Aurora y la participación de Jesús Despojado en la JMJ de Madrid. A todo esto, se me olvidaba ya, el año que se marcha me permitió debutar en la tele llevando a los hogares granadinos la ilusión de los más pequeños por la visita de los Reyes Magos y el trasiego que en Puerta Real se vive las horas previas a la salida de la patrona.

Recupero el tema deportivo porque en junio el Granada regresó al lugar que merecía por derecho propio, la Primera División. Todavía recuerdo la gente con bufandas, banderas y voces desgarradas cantar por Gran Vía y Puerta Real eso de 'Esta es tu grada, tu grada...' El afán recaudatorio de los que rigen el fútbol en España me privó de vivir in situ la caldera en que se convierte cada quince días Los Cármenes. Lo que sí me preocupa y mucho es la delicada situación que vive el C. B. Granada. El 2011 nos ha dejado un club moribundo del que instituciones y sector privado no quieren hacerse caso mientras que la ciudad pierde poco a poco uno de los estandartes que ha paseado su nombre por todo el territorio nacional. Confío en un milagro para 2012 y que el buen trabajo de los chicos de Curro Segura se vea recompensado al final. Que nadie se olvide: GRANADA QUIERE BALONCESTO.

No me quisiera olvidar de todos los que estáis ahí siempre, vosotros. A lo que si en un momento hay que coger el teléfono sois los primeros en hacerlo. El 27 de junio lo tengo bien guardado así como el portafotos que me regalastéis está muy presente en la pared de mi cuarto. También reconozco que, por problemas del guión, faltan algunos más. Os deseo lo mejor para 2012.

Y quería cerrar hablando de tí. Tenías razón cuando recordabas esas palabras de hace un año: "Así que toca soñar ahora con el 2011..." Pasado ya tengo que decir que soñé y viví con intensidad cada minuto, cada hora y cada día junto a tí. Los 8 de cada mes se han convertido en todo un acontecimiento en especial el de enero. Te prometo que esa noche la tengo muy bien grabada. En la distancia se me ocurrió una noche decir que no te echaba de menos y al día siguiente comprobé que estaba mintiendo. ¡Qué largas se me hicieron esas semanas antes de bajar! Madrid, Capileira, Parque de las Ciencias... sencillamente planes geniales; como tú. El que queda atrás fue especial y por eso al 2012 le pido más. Me queda cuerda para rato. ¡Hasta el infinito y más allá!

¡FELIZ 2012!

No hay comentarios: